Buscar
  • Juan Trova

Del Sur que se desborda hacia todos los Sures al Núcleo de Nuevos Autores

Actualizado: 22 ago

En 1968, de la mano de Juan de Loxa y con la complicidad de Antonio Mata y Carlos Cano, nació en Granada uno de los colectivos de canción de autor más importantes del País, Manifiesto Canción del Sur. Por todo el territorio habían ido surgiendo formaciones de similares características, como fueron los casos de El Setze Jutges con la Nova Cançó en Cataluña, Ez Dok Amairu en el País Vasco, Voces Ceibes en Galicia, Grupo Canción del Pueblo en Madrid, por citar algunos entre otros muchos. Bajo el lema "El País Andaluz que se desborda hacia todos los Sures", Manifiesto Canción del Sur fue desarrollándose formando un espacio de creación, en torno a la palabra cantada, por el que a lo largo del tiempo fueron pasando un importante elenco. Además de los ya citados, se unieron nombres como Antonio Fernández Ferrer (Nande Ferrer), Enrique Moratalla, Esteban Valdivieso, Ángel Luis Luque, Miguel Ángel González, Juan Titos, Pascual Pérez Chaparro, José María Agüi, Aurora Moreno o Raúl Alcover, entre un nutrido listado de nombres que, de una forma u otra, se vieron involucrados en el colectivo.

El 14 de febrero de 1969, en el Aula Magna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada, tuvo lugar el primer concierto de Manifiesto Canción del Sur, en el que intervinieron Carlos Cano, Antonio Mata y Nande Ferrer.


"HAY MANIFIESTO CANCIÓN DEL SUR:

Cuando en la manifestación músico-poética se respira el intento de acercar nuestro espíritu al resto del mundo con la intención de enriquecerlo y, en consecuencia, universalizarlo. O bien, aproximando cualquier raíz ajena hasta el Sur pasándola por el tamiz de nuestros sentimientos.

Cuando detrás del poeta-autor-intérprete hay un hombre consciente y abierto, capaz de solidarizar nuestra sensibilidad, de forma efectiva, con la del resto del mundo".



Este era el espíritu que movía a Manifiesto Canción del Sur. El mismo que hizo que 30 años después de aquel concierto fundacional, el 28 de febrero de 1999, se le rindiera homenaje en el granadino teatro Isabel la Católica. Un homenaje que estuvo enmarcado dentro del ciclo anual de música y poesía, "Sueños de Invierno", que organizaba por aquellas fechas uno de los productores más insignes de la ciudad, Manolo Dabán. Productor, técnico de sonido (de altísimo nivel), manager... Manolo era uno de los ejes alrededor del cual se articulaba el espacio escénico de Granada y desde Granada. No en vano fue técnico de Carlos Cano durante 15 años y trabajó con artistas tan destacados como La Guardia, Quilapayún, Inti Illimani, Mercedes Sosa... y un larguísimo etc. Desde su oficina en el antiguo zoco árabe del centro de la ciudad, hoy conocido como la Alcaicería, desempeñaba una labor ingente, organizando eventos, programando actividades, siendo, al fin y al cabo, uno de los motores principales que impulsaban el desarrollo músico-cultural en la Granada de fines del XX y principios del XXI.

En aquella oficina de la Alcaicería nos presentamos José Luis Pareja y yo un día de finales de 1998 para hablar con Manolo Dabán, a quien yo aun no conocía, al enterarnos que era el director del ciclo Sueños de Invierno. Nos había llegado referencia de la celebración de este evento que iba a estar dedicado a Manifiesto Canción del Sur y nosotros queríamos estar presentes como el nuevo colectivo de canción de autor de Granada. Por aquel entonces lo integrábamos, además de José Luis y yo, Elizaberta López, Elena Bugedo, Julen Gossíp, Migue Fuster y Paco Damas. Adrián Barber se acababa de volver a Madrid por lo que no pudo continuar participando en las actividades, pero le seguíamos sintiendo parte del NNA.

Los hechos sucedieron tal y como voy a relatarlos, pues, aunque hubo situaciones que no fueron -digamos- "amables", creo que escribir una crónica histórica como esta, requiere de rigor y exactitud.

Recuerdo perfectamente cuando entramos a la oficina de Manolo Dabán; todo reflejaba una intensísima labor de producción: carteles por todos lados, documentos, el teléfono que no paraba...Manolo nos recibió un poco contrariado entre toda aquella vorágine en la que estaba inmerso. Hoy día Manolo es uno de mis grandes amigos y me confiesa que efectivamente le molestó bastante nuestra visita, ya que interrumpíamos toda aquella organización de "Sueños de Invierno", que era realmente laboriosa y compleja. Pero es que nosotros íbamos precisamente a hablar de aquello, a mostrarle nuestro interés en su evento y en participar en él. Le dimos referencias, toda la labor que estábamos realizando por poner la canción de autor de nuevo en primera línea...pero no lo conseguimos. Nuestra propuesta era que cada uno de los miembros del Núcleo de Nuevos Autores, participara en los diferentes conciertos que se estaban programando en el Teatro Isabel la Católica, presentándonos como los nuevos cantautores. No pretendíamos un concierto para cada uno, nos conformábamos con abrir cada uno de los recitales a modo de teloneros. La respuesta fue clara, NO.

Nos fuimos de allí realmente enfadados porque, por una parte, no entendíamos la negativa tan rotunda y, por otra, nos dimos cuenta de que uno de los "nuestros", un miembro del NNA, había ido a la productora para que le metiera en programación, sin proponer una acción colectiva, cosa que estaba totalmente apartada del compromiso que teníamos dentro del grupo y que conformaba la esencia del mismo. Evidentemente algo tuvo que hacer bien, al contrario que José Luis y yo, porque Manolo le dio cabida en uno de los conciertos, junto a uno de los cantautores más insignes del país. Se pueden imaginar nuestro cabreo tanto con Manolo como con nuestro compañero, diría que aun más, pues nos sentimos traicionados.

Tan solo conseguimos que nos metiera en la programación de unos trasnoches que se iban a celebrar en La Tertulia. Esto no disminuyó el alterado estado de ánimo que teníamos en el seno del NNA, pero por lo menos era algo.

Por entonces, y paralelamente a todas estas circunstancias, nosotros ya veníamos actuando asiduamente en el Harén de Arquímedes y en la Casa de Porras, como ya he contado en capítulos anteriores, y es aquí donde entró en juego, la figura del siempre omnipresente y necesario Juan de Loxa, quien ya nos había visto actuar en estos locales. José Luis Pareja, que tenía una gran amistad con él, le comentó lo acaecido, y al poco recibí una llamada suya para hablar sobre "Sueños de Invierno" y el acto que se iba a dedicar a Manifiesto Canción del Sur. Me dijo que nosotros, como representantes de la nueva generación de cantautores, deberíamos estar presentes en esa programación. Le conté también todo lo sucedido y que ya José Luis le había adelantado, a lo cual tan solo me respondió con un "te volveré a llamar".

Programa de conciertos del ciclo Sueños de Invierno 1999

Corría ya el mes de febrero de 1999, cuando Juan de Loxa volvió a contactar conmigo: "Juan, os espero a José Luis y a ti mañana a las 12:00 h en el Café Central para hablar de Sueños de Invierno". Cuando llegamos a la cita Juan de Loxa estaba acompañado por algunos de los artistas que iban a participar en el acto de clausura del ciclo. Recuerdo en aquella reunión a Enrique Moratalla, Esteban Valdivieso, Nande Ferrer y Manolo Tena, además por supuesto de Manolo Dabán como director del evento. Nuestra sorpresa fue máxima cuando nos confirmaron que se iba celebrar el concierto de clausura como homenaje a Manifiesto Canción de Sur y que no solo íbamos a participar el Núcleo de Nuevos Autores, sino que además se planteaba como un acto de entrega de testigo de un colectivo a otro ¡No nos lo podíamos creer! ¿Qué había ocurrido entre aquella rotunda negativa de Manolo Dabán y este nuevo planteamiento en el que el Núcleo de Nuevos Autores era parte importantísima del evento? Pues ni más ni menos que, tras la conversación de José Luis Pareja con Juan de Loxa, este había hablado con Dabán y le había hecho ver que era el momento justo de seguir construyendo la historia de la Canción de Autor en y desde Granada y que, según me cuenta José Luis (ya que yo estuve al margen de esas conversaciones entre Juan y él), Juan de Loxa tomo las riendas de los contenidos de la velada que se celebraría el 28 de febrero de 1999 en el Teatro Isabel la Católica. La celebración de los treinta años de Manifiesto Canción del Sur coincidiendo con un nuevo colectivo de cantautores era el instante preciso para hacer el relevo generacional, y Juan de Loxa, con esa mente lúcida a la que siempre nos tuvo acostumbrados supo verlo y llevarlo a cabo. La propuesta que nos hacía Juan era que los miembros del Núcleo de Nuevos Autores interpretáramos no solo nuestros temas, sino que preparáramos canciones de Manifiesto Canción del Sur. Tal fue así que Juan el pasó a José Luis un CD con algunas de las canciones de Manifiesto Canción del Sur que a él le gustaría que interpretáramos esa noche los nuevos cantautores, como así fue. Desde ese momento nos pusimos a trabajar para que esa noche sonaran en las voces del NNA canciones como "Al son de la ea" y "Como el cierzo" de Antonio Mata, o una de los himnos de Manifiesto como fue la "Oda marítima (A vosotros)" sobre un texto de Fernando Pessoa musicado por Ángel Luis Luque.


CD que Juan de Loxa entregó a José Luis Pareja

En el siguiente enlace se puede escuchar la versión que hicimos de "Al son de la ea" de Antonio Mata. Es una pista del directo que aquel día grabó Manolo Dabán. En el tema estamos Migue Fuster al piano, Elizaberta López, voz, y Juan Trova, voz y guitarra. Nunca podré olvidar el abrazo que Antonio Mata me dio entre bambalinas al acabar de interpretar su canción. A los años, en otra ocasión que coincidí con él en la Tertulia, me recordó aquella noche diciéndome que era la versión más bonita que nunca había escuchado de su canción, lo cual fue para mí un verdadero honor.





La taquilla del Teatro Isabel la Católica colgó el letrero de entradas agotadas para una noche inolvidable. Para el Núcleo de Nuevos Autores, que hizo publico su propio manifiesto fundacional en la voz de José Luis Pareja, supuso la puesta de largo definitiva del colectivo y el reconocimiento de este por parte del sector cultural como la nueva generación que tomaba el testigo para continuar con aquella labor iniciada por su predecesores a finales de los sesenta. Pero lo más importante fue el surgimiento de lazos indisolubles de una sincera amistad entre aquellos y estos. A partir de aquel acto, fueron muy normales las colaboraciones de miembros de Manifiesto con los del NNA, que aun hoy día se siguen dando.

Al día siguiente toda la prensa se hizo eco del acto de clausura del ciclo "Sueños de Invierno", de una forma bastante curiosa. Todos hablaban en términos similares:

"Emotivo reencuentro del público con Canción del Sur y Poesía 70", o "Emotivo colofón a Sueños de Invierno", como se puede ver en los siguientes recortes de prensa.


Digo que la prensa se hizo eco de manera curiosa porque no se nombra al Núcleo de Nuevos Autores, a pesar del evidente protagonismo que tuvo. Como muestra de ello se puede ver que las fotos que aparecieron ilustrando los contenidos eran de dicho colectivo. En la imagen de la izquierda podemos ver (de izquierda a derecha) a José Luis Pareja, Migue Fuster, Paco Damas, Elizaberta López, Elena Bugedo y yo mismo, Juan Trova, mientras interpretábamos el tema de Pessoa antes mencionado, y en la de la derecha a Elena Bugedo y Migue Fuster cantando "Como el cierzo" de Antonio Mata.

(Quiero hacer constar que en las imágenes no aparece nuestro compañero Julen Gossíp porque en las fechas en que se celebró este acto estaba fuera de Granada, en un periodo en el que tuvo que volver a su Bilbao natal, para en unos meses reincorporarse a las actividades cotidianas del colectivo).

Es por eso que creo que es necesario y de justicia escribir estas crónicas sobre el Núcleo de Nuevos Autores, ya que más allá de los artículos de prensa, en su mayoría a cargo de Juan Jesús García, que salían cuando el NNA tenía alguna actuación, no se ha dejado apenas constancia historiográfica de este colectivo que tuvo una notable importancia en la renovación de la canción de autor a finales de los 90 y principios del siglo XXI.

A partir del acto del 28 de febrero de 1999 en el Teatro Isabel la Católica, el NNA comenzó a tener una actividad muy destacada en el panorama cultural tanto de Granada como fuera de ella, con la creación de actividades como el Concierto Pictórico, los recitales "Puentes" o "Rimas", la creación del Encuentro Intergeneracional de Cantautores Abril para Vivir, ciclos culturales como "Abriendo boca" o "Entre Girones". A todo ello iré dedicando capítulos posteriores.

No quiero terminar este sin dar las gracias a todas las personas que hicieron posible aquel acto en el que el Núcleo de Nuevos Autores tomó el relevo generacional de los maestros de Manifiesto Canción del Sur. Por supuesto a sus componentes, Enrique Moratalla, Nande Ferrer, Antonio Mata, Esteban Valdivieso, que nos abrieron sus brazos desde aquel día y para siempre. Ni que decir tiene a Juan de Loxa, que fue el principal artífice de que surgiera la magia y evidentemente a Manolo Dabán, quien a pesar de aquel primer encuentro, no demasiado acertado, hoy en día es uno de mis grandes amigos con quien desde entonces he compartido, y seguiré compartiendo, muchos momentos, muchos viajes y escenarios. Una de esas personas que poco a poco y por mérito propio acaban siendo parte indispensable de la vida.

148 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tríptico